Traigo buenas noticias. Resulta que estoy muy emocionado y quiero contagiarte mi entusiasmo.

Seguramente te habrás dado cuenta de que llevo varios meses sin actividad en el blog pero todo lo ocurrido ha sido por un motivo importante: estaba preparando todo lo que está por venir. Todo lo que acaba de empezar.

Sé que para muchos, pasar un año en las sombras trabajando en secreto para alcanzar su objetivo sin poder demostrar progreso alguno puede parecer demasiado, pero yo soy de los que creen que el éxito lleva su tiempo y que si eres capaz de fijarte metas a largo plazo y trabajar en ellas día tras día manteniendo ardiente tu visión, después todo ese esfuerzo se acaba pagando.

Y eso es justamente lo que he hecho durante todo este tiempo que he estado desaparecido: Aprender. Leer y leer y probar y fallar, y tomar cursos y después leer un poco más.

Quería aprender a llevar un blog exitoso. No uno mediocre de esos que no cambian nada sino uno grandioso que realmente inspirara a todo aquel que pasara por aquí. Quería seguir fiel a mí mismo y a mi visión y a la vez entender lo que quiere el público para poder ofrecerle el mayor valor posible.

Eso es básicamente lo que he estado haciendo todo este tiempo. Me he mudado de ciudad, me he enfrentado a algunos de mis demonios, los he mirado a los ojos y he hecho todo lo que se me ha ocurrido que podía hacer para aprender lo que necesitaba y encontrar y conectar con la gente que comparte mi visión de la vida.

Y ha sido duro y a veces ni siquiera sabía que estaba haciendo, pero creo que al igual que todos mis ídolos, y al igual que todo aquel que alguna vez ha conseguido lo que quería, pasar por momentos duros y desconcertantes es la ley.

Si escribo esto no es para excusarme ni para demostrarte nada. Simplemente quiero anunciarte que LivingTrue vuelve a estar arriba harder, better, faster, stronger. Con un montón de contenido nuevo e inspirador para ofrecerte y con ideas y herramientas que estoy seguro que de verdad van a marcar la diferencia en tu vida y llevarte al nuevo nivel que estás deseando alcanzar. Con ganas de correr la voz y empezar a crecer en todos los ámbitos.

También escribo esto para recordarte una lección que si bien ya conoces, necesitas que te digan otra vez: Nunca abandones tus sueños. De verdad, son lo único tuyo que realmente tienes. Aunque toques fondo, aunque estés en lo más bajo y mires arriba cientos de veces y todo sean nubes y no esperes encontrar una salida en años. No importa. Después de la noche siempre viene el día y si consigues mantener esa chispa, esa esperanza, aunque sea en lo más profundo de tu alma, las nubes se apagarán, el sol volverá a brillar y te verás casi sin darte cuenta viviendo eso que durante tanto tiempo has ansiado.

Sé que es mucho más difícil de decir que de hacer, pero te juro que tengo fe en que tú eres más grande de lo que tú mismo crees. Tú eres capaz de todo.

Te espero de nuevo por aquí y para siempre. ¡Mantén ardiente tu visión y habrás vencido!

El más grande de los placeres seguir escribiendo para ti.

1Abrazo, Saül Tormo.