Estás harto de escucharlo, lo has leído en cien posts y visto en mil vídeos, y en todos lados se habla de lo mismo: Sal de tu zona de confort, atrévete tomar riesgos, la vida que quieres está justo al otro lado de tus miedos… y blablabla.

(Por si no sabes exáctamente qué es esto de la zona de confort te lo explico de forma simple: La zona de confort es ese estado mental en el que no tomas riesgos, haces lo que siempre has hecho y por lo tanto no creces.)

Y ahora puede que estés pensando. “¿Que tiene de malo eso de salir de la zona de confort? Hace tiempo que oí hablar de ello y me gusta la idea.” Bien, a mi también, pero hay algo que debes saber…

El problema con la zona de confort.

 

En principio esto de salir de tu zona de confort parece tener mucho sentido pues cuando sales, haces cosas que de otra forma nunca te creerías capaz de hacer, expandes tus límites y creces y mejoras en muchos sentidos.

El problema, y lo que puede que no te hayas dado cuenta hasta ahora, es que nadie quiere simplemente crecer en muchos sentidos, porque crecer en muchos sentidos es algo difuso e inexacto.

Lo que quieren las personas (y lo que quieres tú también) es llegar a algún lado, es decir, pasar desde dónde estás ahora, que no es la vida de tus sueños, a vivir esa vida que tanto deseas. Pero la vida que tanto deseas no es inexacta sino muy específica.

Si tu sueño es inventar la nueva gran app y recorrer el mundo durante 5 años con tu alma gemela, ese es tu sueño, y es allí a dónde debes dirigirte. No a crear una empresa multinacional, casarte y vivir en una urbanización al lado de la playa.

Como ves, sueños nobles hay muchos, tantos como posibilidades de crecimiento, pero tú solo quieres ir hacia una dirección en concreto. ¿Se entiende?

La mayoría de la gente, asocia el hecho de hacer cosas que le den miedo y salir de su zona de confort a estar más cerca de conseguir ese sueño que desean, pero muchas veces esto no ocurre así y simplemente están creciendo en otro sentido totalmente diferente.

¿Qué pasa entonces?

 

Qué llevas meses o incluso años, haciendo cosas que te dan miedo y creciendo, pero cuando te pones a pensar en lo lejos que está tu sueño de dónde estás ahora, te da la impresión de que no has avanzado y sigues en el mismo sitio.

Incorrecto. Si que has crecido y avanzado, solo que lo has hecho en otras direcciones.

Por ponerte un ejemplo:

Eres esa persona que desea crear la nueva gran app y recorrer el mundo durante 5 años con su alma gemela: lo lógico pues sería que salieras de tu zona de confort y te pusieras a hacer cosas como aprender programación, acudir a eventos a conocer a programadores expertos, crear alguna app de poco caché para ir cogiendo confianza, conocer a más personas a las que les guste viajar…

Sin embargo, también sería salir de tu zona de confort, el hecho de apuntarte a un gimnasio y hacer ejercicio, hacer paracaidismo, aprender alemán, etc, etc… y estas últimas evidentemente también van a hacer que crezcas, pero no te va a acercar a tus sueños rápidamente.

¿Cual es la solución?

 

La clave está en lo que yo llamo: Salir de tu Zona de Confort Deliberadamente.

Esto consiste en lo siguiente:

Vas a seguir saliendo de tu zona de confort pero para cada cosa que hagas vas a tener un motivo.

Y el motivo de lo que hagas va a estar siempre alineado con tu sueño que habrás definido previamente.

La magia de esto es que al avanzar en una sola dirección puedes ordenar las acciones que tienes que tomar según la dificultad que creas que te van a traer y ir haciendo cada vez cosas más difíciles.

De esta forma tu autoestima va aumentando poco a poco y llegas muy rápido a tu destino.

Así pues, si haces esto debes tener en cuenta 2 cosas:

 

1) Debes tener claro tu propósito. Saber a dónde quieres ir.

Este es el primer paso.

La mayoría de la gente tiene muy claro a dónde no quiere ir y qué cosas quiere evitar en su vida porque le hacen sentir mal. Sin embargo esto no ayuda.

Lo que tu quieres, más que reaccionar a las cosas que te ocurren y no te gustan, es tener un sueño muy definido sobre el cual trabajar de forma proactiva.

Cuanto más definido esté y más fácil puedas sentirlo, más fácil te será darte cuenta si una actividad te va a acercar o alejar a él.

 

2) Organizar y ordenar las acciones que vas a tomar para que te ayuden a lograr tu sueño.

Una vez tienes muy claro dónde te gustaría estar, es momento buscar las acciones que podrías o deberías hacer para estar cada vez más cerca de ahí.

¿Cómo sería una persona que estuviese viviendo ese tiepo de vida? ¿Qué haría? ¿Cómo se comportaría?…

Y una vez identificadas esas cosas que deberías poder hacer pero aún no estás haciendo, es hora de ordenarlas según las puedas hacer ahora o no y cuánta inversión te van a costar y pasar al paso más importante de todos…

HACERLAS!

Por último añado también al post una clasificación sobre los 3 tipos de personas según cómo toman acción para que tengas en mente en todo momento como cuál de ellos estás acutando.

Los 3 tipos de personas:

 

1) Los Cómodos. No toman riesgos y viven siempre su zona de confort (la mayoría 90%)

Los cómodos no toman acción y no crecen.

Son esas personas que ves al cabo de 10 años y te causan curiosidad porque mientras todos los demás han cambiado ellos siguen exactamente igual que cuando eran 10 años más jóvenes.

Temen al cambio, se refugian en la seguridad que les aporta lo conocido, y viven la misma vida durante toda su existencia.

 

2) Los Locos. Aquellos que salen de su zona de confort sin propósito (mayoría dentro de la minoría 9%)

Los locos son aquellos que se han dado cuenta de que han vivido durante muchos años en su zona de confort y ahora quieren salir de ella a toda costa.

Confunden el moverse y hacer cosas nuevas con estar más cerca de hacer sus sueños realidad.

Los puedes identificar porque aunque ves que se mueven y hacen cosas para cambiar (muchas veces cosas que no tienen mucho sentido lógico), pasan los años y siguen prácticamente igual de lejos de conseguir sus sueños que cuando empezaron.

Están tomando acción pero no están alineados con su propósito.

 

3) Los listos. Salen de su zona de confort deliberadamente y obtienen resultados extraordinarios. (minoría dentro de la minoría 1%)

Estos útlimos son el grupo dónde tú quieres estar.

Como bien hemos explicado en el post, en este grupo están aquellos que se han dado cuenta de que tomando acción sin más, no van a estar más cerca de cumplir sus sueños, sino que necesitan tener claramente definido su sueño y salen de su zona de confort deliberadamente deliberadamente.

 

Ahh, se me olvidaba. Por último te tengo que confesar una cosa.

Seguro que estás leyendo todo esto y estás diciendo: esto está genial, ya sé lo que tengo que hacer para empezar a acercarme hacia mis sueños. Y así es, si sigues estos consejos y no te sales del camino, de seguro que llegarás bien lejos

Sin embargo, me sentiría en deuda contigo si no te dijera que existen un par de atajos que puedes tomar para acelerar el proceso de construir tu autoestima paso a paso y llegar a hacer tus sueños realidad.

El primer paso es aprender y entender realmente cómo funciona el mecanismo de la autoestima y para eso, lo mejor que puedes hacer, sin duda, es esto.

1Saludo,
Saül Tormo.